Narcomenudistas los principales beneficiados por la Ley de Amnistía

27.04.2020

Pese a algún aspecto positivo que puede contener la Ley de Amnistía, aprobada por el Senado de la República el pasado lunes 20 de abril, las formas a las que recurrió el grupo parlamentario de Morena y alguno de los contenidos de la misma ley, nos llevan a considerar que lo hecho por los legisladores se aleja del verdadero espíritu de defensa y promoción de los derechos humanos y solo cumple un punto de la agenda política del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

En sus promesas de campaña, López Obrador ofreció la amnistía a presos políticos, defensores de derechos humanos, así como quienes estuvieran en prisión por haber cometido lo que él considera delitos menores.

Hay que recordar que, en diciembre pasado, la Cámara de Diputados discutió y aprobó la iniciativa presentada por la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, bajo una serie de cuestionamientos tanto de activistas como de las fuerzas políticas de oposición por la poca claridad que había respecto a los sectores a los que se buscaba beneficiar la iniciativa.

Ahora, en el marco de la emergencia sanitaria, los senadores de MORENA vieron la oportunidad de sacar la cuestionada ley, bajo el supuesto argumento "humanista" de despresurizar las cárceles para evitar contagios en la población carcelaria por coronavirus. Los legisladores que actuaron bajo esta premisa manipularon la opinión pública y prueba de ello es que sabían que los presos que serán beneficiados por la ley no obtendrán su libertad en mayo -cuando se espera que la epidemia llegue a su cresta de contagios en México-, sino hasta los meses de septiembre u octubre que será cuando se cumplan los tiempos administrativos de la publicación y aplicación de la ley.

NARCOMENUDISTAS, LOS PRINCIPALES BEFEFICIADOS

La Ley precisa que los beneficiados de la amnistía deben cumplir con tres condiciones: 1) ser primodelincuentes, 2) no haber cometido delitos de privación de la vida, secuestro o delitos contra la integridad personal y, 3) no haber utilizado o empleado armas de fuego.

Además, determina que el beneficio sólo se extenderá para aquellos que hayan sido procesados en el fuero federal por aborto, robo simple y sin violencia, así como presos políticos e indígenas que no han sido asesorados o defendidos en su dialecto. También se incluyó a quienes sean procesadas en el fuero federal por delitos contra la salud, esto es; narcomenudistas y consumidores de droga.

En diciembre pasado, la propia Secretaria de Gobernación aseguró en la Ley de Amnistía favorecería a 12, 200 personas privadas de su libertad, sin que pudiera sustentar la cifra con el desglose de la población por características del delito.

La composición de la población beneficiada ha sido cuestionada por diversas organizaciones de derechos humanos. Investigaciones realizadas por nuestro equipo de trabajo nos lleva a considerar que la gran mayoría -más del 90%-, de quienes serán beneficiados por la Ley de Amnistía será conformado por narcomenudistas.

En proporción, los indígenas que no han tenido asistencia jurídica, los presos políticos o quienes fueron acusados por aborto son mucho menores que aquellos que han cometido delitos contra la salud.

En la Comisión Mexicana de Derechos Humanos lamentamos que los senadores de MORENA hayan manipulado los argumentos humanistas para atender la agenda temática del Presidente, incluso omitiendo la necesidad de promover un plan emergente para atender los impactos de la crisis económica que enfrentamos.