Decreto Presidencial, reconocimiento del fracaso en materia de seguridad

12.05.2020

El Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador le debe a la Nación una amplia explicación de los motivos que tuvo para que, en medio de la atención de la pandemia generado por los contagios del COVID-19, hiciera público el Decreto por el que las Fuerzas Armadas tendrán atribuciones en materia de Seguridad Pública complementarias a la Guardia Nacional durante su gobierno.

Además de recordarle nuevamente al Ejecutivo Federal que esta acción mantiene una contraposición con su ofrecimiento de "devolver al Ejercito a los cuarteles", es a todas luces una saturación de los trabajos que le ha encomendado a las instituciones castrenses, como son:

  • El Plan DN-III por la emergencia sanitaria del Covid-19.
  • La construcción del Aeropuerto de Santa Lucía.
  • La construcción de sucursales del Banco del Bienestar.
  • La realización del programa Sembrando Vida.
  • Previniendo la extracción ilegal de combustible (Huachicoleo)

Sin que exista una evaluación pública de las acciones y resultados que ha tendido la Guardia Nacional en su primera etapa de operación, el Decreto Presidencial nos parece un reconocimiento explícito de que las estrategias para combatir al crimen organizado, cuya responsabilidad es la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, han fracasado y se tuvo que aprovechar el momento en que la opinión pública está totalmente con la atención puesta en la emergencia sanitaria para implementar esta acción.

En la Comisión Mexicana de Derechos Humanos AC, creemos que la militarización de la Seguridad Pública NO es la solución a las altas tasas de violencia que se han generado durante este sexenio. Consideramos que este decreto es inconstitucional.